Espacio Yoga Velvet

Yoga, bienestar y fotografías

La dependencia y los apegos

Deja un comentario

La cosa más insignificante puede generar un dolor inmenso.

La cosa más insignificante puede generar un dolor inmenso (“Flor salvaje” by Velvet)

Uno de los temas más complicados para mí es éste: librarse de dependencias y apegos, soltarte de relaciones que ya acabaron, de necesidades autoimpuestas, del café, del azúcar, de rutinas viejas, de caminos ya andados, de todas esas frases que nos repetimos una y otra vez, de las cosas que crees que necesitas para estar despierta y ser feliz. De algunas me he librado, pero otras vuelven una y otra vez cuando pensaba que ya estaba superado, se trata de un trabajo de fondo y de estar en alerta continuamente, pero merece la pena el esfuerzo si el resultado es ir por la vida con menos peso y ser un apoyo, en lugar de un obstáculo, para quienes te rodean.

Naylín Núñez, fundadora del blog de Yoga para principiantes:  Yoga es más, lo explica muy bien en su artículo “La dependencia y el Alumbrón” os recomiendo no perderos su blog, está lleno de enseñanzas.

LA DEPENDENCIA Y EL ALUMBRÓN

Uno de los principios del yoga, svadhyaya, nos invita a estudiarnos a nosotros mismos, a ir hacia dentro y observar qué pasa en nosotros. Es algo que hago con frecuencia, observar cómo reacciono ante diferentes circunstancias, con las personas que llegan a mi vida, con las cosas materiales, con la información, la alimentación, el sistema, etc.

¿Te lo has preguntado alguna vez?

Como les decía a mis alumnos de yoga en Denia esta semana que dedicaba la clase a este principio del yoga, una de las cosas que suele pasar cuando uno está en este viaje de autoconocimiento es que comienza a ver sus propias sombras. Claro, eso también me pasa a mí y es lo que te quiero contar hoy en este artículo. Quizás te sirva de inspiración para mirar dentro de ti.

LA DEPENDENCIA. CÓMO LO HE VIVIDO YO.

Observando mi situación actual me doy cuenta de que en ocasiones siento que una parte importante de mi felicidad recae en algunas personas. También me doy cuenta que en otros tiempos ha sido peor: aquella época cuando sufría al lado del teléfono esperando una llamada de mi novio o cuando tenía que llamar cada día a mi madre cuando estudiaba lejos de casa.

Sí, he tenido épocas peores. Siento una evolución en mi camino en ese sentido pero así y todo veo que aunque en otro nivel, aún sigo siendo dependiente. Entonces viene el momento en que me pregunto, ¿por qué esa dependencia? ¿cuál es el motivo que hay detrás de esa sujeción a otra u otras personas?

DÁNDOLE LA CARA AL APAGÓN

Cuando vivía en Cuba, hubo una época donde se iba mucho la corriente y a esto le llamábamos apagones. Unas 8 horas con luz, luego 8 sin luz y luego 8 más con luz y así… Era duro darle la cara a tanto tiempo sin corriente eléctrica. Nada de televisión, ni ordenador, ni refrigerador. Quizás no eres capaz de imaginártelo si no lo has vivido.

El apagón

El tema es que cuando me dedico a mirar dentro, las sombras comienzan a salir y me veo frente a frente con mi propio apagón. Veo que hay sensaciones de soledad, que hay miedos, que hay falta de estímulos. Veo un vacío en mí que intento llenar con la presencia de otras personas y veo que eso no funciona, que no es el camino. Cuando estoy conmigo misma, observándome, veo la causa de mi propia dependencia y las lágrimas se convierten en una sensación de alivio. Ya al menos sé qué me pasa. La aceptación desde el amor de esas sombras que van saliendo es un paso importante para comenzar a arrojar luz sobre ellas. Pero no me quedo ahí e intento seguir adentrándome, seguir investigando, seguir sacando todo lo que hay.

"Ghost girl" by Velvet

“Ghost girl” by Velvet

Ahora lo entiendo con la mente, lo puedo decir, lo puedo escribir. Pero la dependencia sigue estando. Entonces llega un libro a mis manos: Temor, Placer y Dolor, de Krishnamurti y con él otro torrente de luz a esa sombra de la dependencia. Krishnamurti dice:

“Dos cosas se han descubierto: primero, que hay disipación de energía cuando hay fragmentación. Al observar, al escuchar toda esta estructura de la dependencia, ha descubierto uno que cualquier actividad de una mente que actúa y funciona en fragmentos —como hindú, comunista o católico, o como el analizador que está analizando— es en esencia una mente disipada, que desperdicia energía. En segundo lugar, ese descubrimiento le da a uno energía para encararse pon los fragmentos que surjan, y por lo tanto, al observar cómo surgen esos fragmentos, se resuelven.”

Al leerlo me vienen muchos fragmentos a mi cabeza, muchas formas de catalogar, muchos condicionamientos míos, de la sociedad, de mis antepasados. Parejas, ex-parejas, padres, hijos, sobrinos, hermanos… La mente dividida. Los pensamientos de cómo debería ser y la diferencia con lo que es. Veo cómo se va mi energía.

Pero al continuar observándome, llega un momento donde surge una mirada diferente. Por un momento logro ver sin comparar, sin juzgar, sin catalogar. Logro ver la unidad y mi mente deja de estar fragmentada y puedo observar todo lo que ocurre y comprendo. En ese momento ya no hay dependencia, hay paz.

TÚ, ¿DE QUÉ DEPENDES?

Quizás te sientas identificado con mi historia. Quizás veas dependencia hacia personas. Quizás hayas edificado tu vida con tu pareja como columna principal de tu edificio y si la columna se va, todo se derrumba. Quizás son tus hijos, tus padres, tus amigos. Quizás dependes de las personas que tienes a tu alrededor, con las que trabajas, las que te admiran. Quizás la dependencia es material, a tu casa, tu coche, a tu ordenador. Quizás es a tu religión. Quizás la dependencia es a un partido político, a la información, a las noticias, al deporte. Quizás incluso dependas del yoga para ser feliz.

AHORA TE TOCA A TI

Sí, te toca, si quieres, enfrentarte a tus propias sombras. Mirarte a ti mismo, observar dentro, hurgar, sacar todo lo que hay. Al principio quizás te resistas. Tu mente te dice que no, que está todo perfecto, que no hay ningún lugar a donde mirar (si es así, mira el doble). Hazte la pregunta más grande: ¿por qué dependo de _____? Dedícate tiempo a observar de qué forma tu mente se ha dividido, por dónde se te está yendo tu energía.

EL ALUMBRÓN

Lleva tiempo, corazón. Pero no hay tiempo mejor empleado que el que te dedicas a ti mismo.

Te mentiría (y eso no me interesa hacerlo), si te digo que estoy libre de dependencias. Pero me alegra saber que estoy en el camino.

¿Recuerdas que te comentaba hace un momento sobre los apagones en Cuba? Pues sigo con esa historia. Los apagones llegaron a tal extremo que era más tiempo el que estábamos sin luz que con ella. Y claro, como le ponemos nombre a todo, a este agradable fenómeno de que llegara la luz después de tanto tiempo sin ella le comenzamos a llamar “El alumbrón“. Era una felicidad total cuando llegaba la corriente. En todas las casas se aplaudía, se escuchaban gritos de felicidad.

"Luz entra por una ventana" by Velvet

“Luz entra por una ventana” by Velvet

El alumbrón

Así me siento yo ahora. De vez en cuando llega El alumbrón, sin buscarlo, sin esperarlo. Esa luz, esa conexión me da alegría y paz. Disfruto, soy consciente de ella y cuando se va, vuelvo a observarme. Percibir las cosas como son me ayudan a que mi mente cada vez se fragmente menos y a tener más energía para enfrentarme a mis propias sombras.

Esta dependencia que observo tiene mucho que ver con el miedo del que hablo en mi libro digital Una Luz Para Ti, donde comento:
“Cuando te enfrentas a la realidad, todos tus miedos, que son provocados por los apegos, desaparecen. Entonces el mundo con el que te relacionas se mostrará tal como es, y no un mundo creado por tus pensamientos.”

Con amor,
Namaste
Naylín

Anuncios

Autor: yogavelvet

Profesional de la salud, animalista, practicante de Yoga y aficionada a la fotografía. Quiero usar este espacio para recopilar lo que voy aprendiendo y si llega a interesarte o servirte, me alegrará saberlo. Bienvenidos ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s